No por miedo a perder, dejarás de jugar

Hoy, después de 10 años de intentarlo, decidí abrir el blog.

Llena de expectativas y miedo, ¡mucho miedo! Claro, quién no lo va a sentir dejando sus emociones al aire para que el que quiera venga, lea y juzgue. Pero aquí estoy, encontrando una manera de llevar lo que siento, mis situaciones, sentimientos, pensamientos.

Es la manera de sentir más caótica pero real, contada por dos mujeres diametralmente opuestas que confunden, se confunden, que hieren, que aman. Aquí no van a encontrar historias de amor con finales felices, ni el cuento del príncipe perfecto que me enamoró, aquí tal vez se confundan con los tiempos, los momentos. Así es mi amor: atemporal.

Por momentos olvido el presente, mezclo personalidades, momentos, tiempos y así mi amor se vuelve atemporal: sin poder distinguir lo que fue y dejó de ser, de lo que nunca será.

(Visited 218 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *